Reguladores y recursos del manglar: su desbalance y degradación

Ángel Francisco Zaragoza Méndez, Ana Laura Lara Domínguez, Moisés Rivera Rodríguez, Rosela Pérez Ceballos, Jorge López-Portillo

Existen gradientes ambientales en las características del agua y el suelo, de las cuales depende la estructura y funcionamiento del manglar. Estos gradientes están dados por variables reguladoras, recursos e hidroperiodo.

Los manglares son ecosistemas entre los límites de las bajamar y marea alta. Están compuestos por distintas especies de árboles y arbusto con adaptaciones morfológicas, fisiológicas y reproductivas; que les permiten colonizar y desarrollarse en ambientes salinos, sobre sedimentos lodosos inundados frecuentemente y con poca disponibilidad de oxígeno. El clima, las características del relieve de la región, y los procesos ecológicos controlan las propiedades básicas de los manglares, con especies que responden a múltiples gradientes ambientales.  ¿Qué son los gradientes ambientales? Son cambios continuos o abruptos en las características del agua que tiende a aumentar en una dirección.

Las gráficas de la izquierda muestran el incremento de la salinidad a partir de 2018. Las gráficas de la derecha el incremento del nivel del agua ocasionado por la construcción del canal en 2018. 

Los gradientes ambientales se presentan en las características del agua y el suelo, de las cuales depende la estructura y funcionamiento del manglar. Los gradientes ambientales en el manglar están dados por variables reguladoras, recursos e hidroperiodo. Los gradientes reguladores influyen en el crecimiento de los individuos que en concentraciones altas afecta las funciones fisiológicas de la planta y con eso su crecimiento y desarrollo provocando un factor de estrés para la vegetación. Algunos reguladores son la salinidad, los sulfuros, el pH y el potencial redox. Los gradientes de recursos son, entre otros, la luz y los nutrientes, que al absorberse contribuyen a la productividad del ecosistema. El tercer gradiente es el hidroperiodo, definido por la frecuencia, la duración y nivel de inundación, lo que facilita la mezcla de agua dulce y agua salina, la disponibilidad de oxígeno y el transporte de propágulos durante la época de dispersión. 

Imágenes de satélite donde se muestra los polígonos de área de manglar deteriorando, a la izquierda en 2017 y a la derecha 2024. La fecha señala el canal que se construyó en 2018.

La interacción de los tres gradientes controlan la distribución, estructura y productividad de los humedales en general y los manglares en particular, en función del grado de estrés ambiental. En una combinación de niveles bajo de reguladores, alto de recursos y un gradiente óptimo de hidroperíodo, los manglares alcanzarán sus niveles máximos de biomasa y productividad. Mientras que la combinación de mayor reguladores, menor en recursos e hidroperíodo modificado (disminución o aumento de las características), se verá reflejado en una disminución de la productividad  (Twilley & Rivera-Monroy, 2005).

Los factores hidrológicos y microtopográficos determinan la distribución de los manglares, desde la línea costera a tierra adentro, conformando distintos tipos ecológicos de manglares, que están en función del establecimiento y sobrevivencia de las distintas especies de mangle. En periodos de alta o baja inundación se generan condiciones contrastantes para la sobrevivencia de los árboles. En inundación de frecuencia baja o moderada pueden concentrarse los reguladores y los nutrientes, mientras que en inundaciones prolongadas puede causar estrés a la planta por deficiencia de oxígeno, reflejado en un muy bajo potencial redox (Krauss, Doyle, Twilley, Rivera-Monroy, & Sullivan, 2006).

Muerte en las ramas superiores del mangle negro (Avicennia germinans) y muerte total del mangle rojo (Rhizophora mangle) causadas por la construcción de un canal dcon bordos altos que interrumpe el hidroperiodo en las marismas asociadas al manglar del sur de la laguna de Tampamachoco.

El grado del deterioro del manglar puede asociarse a los cambios en las condiciones ambientales usando bosques sanos de manglar como referencia. Para profundizar en las causas de deterioro deben considerarse cuáles son los cambios en los gradientes ambientales para así establecer una estrategia de restauración (Rivera-Monroy, Shing Lee, Kristensen, & Twilley, 2017). 

El manglar de la laguna de Tampamachoco, en Tuxpan Veracruz, ha sufrido cambios en sus condiciones de regulación. La obstrucción del flujo hidrológico por la construcción de estructuras o excavación de canales alteró el hidroperiodo, porque el agua se estancó y se evaporó, lo que incrementó las concentraciones de salinidad (Figura 1).  Si los bordos del canal son muy altos, habrá sobreinundación en la temporada de lluvias, habrá fermentación anaeróbica causada ocasionando valores altos de condiciones reguladoras, como, por ejemplo, altas concentraciones de sulfuros. Los canales contribuyen al drenado de un área específica, pero debe evitarse la sobre inundación de las zonas aledañas. La modificación del hidroperíodo afecta los gradientes de recursos y de reguladores, y genera áreas aproximada mente de 27.5 hectáreas en el polígono sur y en el norte 50.1 hectáreas (Figuras 2, 3 y 4).

Etapas de daño de árboles de mangle rojo (Rhizophora mangle) por alteración del hidroperiodo. 

 

Referencias

  • Krauss, K. W., Doyle, T. W., Twilley, R. R., Rivera-Monroy, V. H., & Sullivan, J. K. (2006). Evaluating the relative contributions of hydroperiod and soil fertility on growth of south Florida mangroves. Hydrobiologia, 569(1), 311–324. https://doi.org/10.1007/s10750-006-0139-7
  • Rivera-Monroy, V. H., Shing Lee, Y., Kristensen, E., & Twilley, R. R. (2017). Mangrove ecosystems : A global biogeographic perspective.
  • Twilley, R. R., & Rivera-Monroy, V. H. (2005). Developing performance measures of mangrove wetlands using simulation models of hydrology, nutrient biogeochemistry, and community dynamics. Journal of Coastal Research, 21(SPEC. ISS. 40), 79–93.